La igualdad en el contrato social rousseauniano. Una mirada desde la justicia como equidad de John Rawls

Please download to get full document.

View again

of 24
10 views
PDF
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Document Description
La igualdad en el contrato social rousseauniano. Una mirada desde la justicia como equidad de John Rawls
Document Share
Document Tags
Document Transcript
    Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=28831681002   Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Sistema de Información Científica Lizárraga, Fernando AlbertoLa igualdad en el contrato social rousseauniano. Una mirada desde la justicia como equidad de John RawlsTópicos, núm. 27, julio, 2014, pp. 23-45Universidad Católica de Santa FéSanta Fé, Argentina   ¿Cómo citar? Número completo Más información del artículo Página de la revista Tópicos, ISSN (Versión impresa): 1666-485Xrevistatopicos@hotmail.comUniversidad Católica de Santa FéArgentina   www.redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto  23 La igualdad en el contrato social rousseauniano. Una mirada desde la justicia como equidad de John Rawls Fernando Alberto Lizárraga  *    Resumen: En este artículo analizaremos la visión rawlsiana sobre el igualitarismo de Rousseau. En primer término, veremos que -siempre desde la perspectiva de Rawls- la obra del ginebrino afirma la necesidad de una cierta igualdad de condiciones como requisito para la igual ciudadanía y establece una noción del bien común que no responde a un criterio agregativo de corte utilitarista. En segundo lugar, examinaremos un poco más a fondo el igualitarismo rousseuniano y señalaremos que la regulación de las desigualdades permitidas por medio del amor propio se asemeja a la noción rawlsiana del veto de los menos aventajados, mecanismo derivado del Principio de Diferencia y del bien primario del auto-respeto. Por último, recorreremos algunas posibles razones para desear la igualdad y observaremos cómo Rawls valora la igual ciudadanía -en tanto igualdad del más alto nivel- como aquella que es más cercana al núcleo del pensamiento rousseauniano, siempre en condiciones materiales que aseguren la independencia personal. Palabras clave: igualitarismo, contrato social, equidad, auto-respeto  Abstract: In this article we look into Rawls’s view on Rousseau’s egalitarianism. To begin with, we shall see that, from the Rawlsian perspective, the works of the citizen of Geneva affirm the need of some kind of equality of condition as a requirement for equal citizenship, and assert a notion of the common good that is at odds with the aggregative criterion found in Utilitarianism. Secondly, we shall examine a little further the economic egalitarianism of Rousseau, showing that the regulation of inequalities by means of amour-propre is akin to the Rawlsian notion of the veto of the  worst off, which is derived from the Difference Principle and the primary social good of self-respect. Lastly, we will survey some reasons for desiring equality and we will *   Investigador Adjunto del CONICET en el Centro de Estudios Históricos de Estado, Política y Cultura (CEHEPyC), Facultad de Humanidades, Universidad Nacional del Comahue. Profesor adjunto regular de Teoría Política, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Universidad Nacional del Comahue. Dirección electrónica: falizarraga@yahoo.com.ar.  24 see how Rawls, from his own political conception, considers that equal citizenship, as equality of the highest level, is the conception closest to the core of Rousseau’s thoughts, given certain material conditions capable of securing personal independence. Keywords: egalitarianism, social contract, fairness, self-respect La célebre afirmación de Jean-Jacques Rousseau sobre su intención de hallar alguna regla de gobierno que tomara a “los hombres tal como son” y a “las leyes tal como pueden ser” 1  fijó coordenadas fundamentales para el pensamiento político moderno y se extendió hasta las actuales y más sofisticadas expresiones del contractualismo; tal es el caso de la teoría de la justicia como equidad, de John Rawls. Al concebir a la filosofía política como una actividad “realistamente utópica” en tanto “investiga los límites de la posibilidad política practicable” 2 , Rawls intenta dar una respuesta srcinal al doble desafío de Rousseau. Y así, sin postular la necesidad de una radical transformación subjetiva, piensa –con cuidada moderación– en generar primeros principios de justicia para la estructura básica de una sociedad bien ordenada. Su proyecto, al igual que el de Rousseau, consiste principalmente en sentar las bases para una sociedad justa (reformando o aboliendo las instituciones injustas); pero, a diferencia del ginebrino, procura sólo de manera derivada o secundaria generar un ethos   congruente con los principios e instituciones de la estructura básica. Siguiendo los lineamientos humeanos sobre las circunstancias de justicia, Rawls piensa que la justicia es posible allí donde existen condiciones materiales benignas y demandas competitivas entre personas medianamente egoístas.  A lo largo de su extensa carrera como profesor en Harvard, entre 1962 y 1995, Rawls enseñó sistemáticamente el pensamiento de Rousseau. La  visión rawlsiana sobre la obra del ginebrino se conoce en profundidad a partir 1  Rousseau Jean-Jacques, Del Contrato Social,  Madrid, Alianza, 1996a, p. 9. 2  Rawls John, La justicia como equidad. Una reformulación,  Buenos Aires, Paidós, 2004, p. 26.  25 de tres Lectures   publicadas años después de la muerte del filósofo estadounidense. Según Samuel Freeman, editor de estas lecciones, los escritos de Rawls sobre Rousseau se cuentan entre los más acabados, junto con los apuntes sobre Locke, Mill y Marx 3 . Como se sabe, en 1971 Rawls publicó su obra más famosa, Teoría de la Justicia  , y, desde entonces, sus clases versaron sobre autores clásicos y sobre su propia concepción de la justicia “como primera virtud de las instituciones sociales”. No sorprende, entonces, que su mirada sobre el autor de  El Contrato Social   esté configurada desde el espacio teórico de la justicia como equidad. En lo que sigue, y a partir de las consideraciones precedentes, analizaremos la visión rawlsiana sobre el igualitarismo de Rousseau. En primer término, veremos que –siempre desde la perspectiva de Rawls– la obra del ginebrino afirma la necesidad de una cierta igualdad de condiciones como requisito para la igual ciudadanía y establece una noción del bien común que no responde a un criterio agregativo de corte utilitarista. En segundo lugar, examinaremos un poco más a fondo el igualitarismo rousseuniano y señalaremos que la regulación de las desigualdades permitidas por medio del amor propio se asemeja a la noción rawlsiana del veto de los menos aventajados, mecanismo derivado del Principio de Diferencia y del bien primario del auto-respeto. Por último, recorreremos algunas posibles razones para desear la igualdad y observaremos cómo Rawls valora la igual ciudadanía  –en tanto igualdad del más alto nivel– como aquella que es más cercana al núcleo del pensamiento rousseauniano, siempre en condiciones materiales que aseguren la independencia personal. Ciudadanía e igualdad de condiciones  Varias son las motivaciones que Rousseau considera relevantes para el surgimiento y la perduración de la vida social. En el Discurso sobre el srcen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres (en adelante, Discurso  ), al 3  Freeman, Samuel, “Editor’s foreword”, en Rawls, John, L ectures on the History of Political Philosophy,  Cambridge (Mass.), Harvard University Press, 2008, p. ix. Es nuestra la traducción de todos los fragmentos de Lectures   citados en este artículo.  26 examinar la primera fase del estado de naturaleza, destaca  –  junto con la perfectibilidad  –   la existencia de la compasión, sentimiento moral sin el cual ni las convicciones ni la razón brindarían suficiente sustento psicológico a la  vida en común bajo instituciones creadas por un pacto social. Tan importante es la compasión que está presente incluso antes de la invención o descubrimiento del lenguaje. Pero el sentimiento moral decisivo es el amor  propio . En una interpretación poco convencional, Rawls afirma que el amour-  propre   rousseauniano acepta por lo menos dos lecturas: una que lo asimila directamente a la vanidad, y otra –que Rawls denomina kantiana–, según la cual la forma natural del amour-propre implica el deseo de igualdad moral entre todas las personas; deseo que a su vez se traduce en reconocimiento recíproco en tanto iguales 4 . El amor propio, entonces, es un sentimiento moral que, básicamente, demanda una posición igual para uno mismo y para los demás. Pero no alcanza con esto, porque junto con esta inclinación a la igualdad, como veremos, existen otras fuerzas que operan en sentido contrario (como el amor de sí, o vanidad; la desigual distribución de los atributos naturales, o de los recursos, etc.). La igualdad deseable, entonces, debe expresarse en el marco de un sistema institucional justo, en el cual la igualdad de condición quede asociada a la igualdad moral y política. En tal sentido, la lectura rawlsiana de  El Contrato Social resulta ilustrativa sobre la compleja relación entre las instituciones justas (igualitarias) y las motivaciones personales congruentes con dichas instituciones.    Aunque resulte trivial, es preciso reafirmar que Rousseau es un igualitarista, al menos en el sentido de que busca corregir las desigualdades que impiden el desarrollo de la plena ciudadanía. Esta centralidad de la igualdad se verifica cuando la obra rousseauniana es observada desde las coordenadas que, según Rawls, deben utilizarse para evaluar una concepción política de la justicia, a saber: a) cuáles son los principios razonables de lo correcto y lo justo, y cómo éstos son establecidos; b) qué instituciones factibles realizan tales principios y mantienen la estabilidad a lo largo del tiempo; c) de qué modo las personas adquieren la motivación para comportarse según estos principios y sostener la concepción política a la que 4  Rawls, John, L ectures on the History of Political Philosophy,  Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 2008, pp. 198 y ss.
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks