El trabajo cotidiano. Los recursos agropecuarios, la metalurgia, el uso de las maderas y las fibras vegetales.

Please download to get full document.

View again

of 44
6 views
PDF
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Document Description
Las campañas de excavación desarrolladas en la Bastida de les Alcusses han aportado un importante volumen de objetos y datos con los que abordar los principales trabajos cotidianos desarrollados por sus habitantes. Tradicionalmente, la base de la
Document Share
Document Tags
Document Transcript
  05   G uillem P  érez  j ordà  , C  arlos F  errer G  arCía  , m ª  P  ilar i borra e res  , m iGuel Á nGel F  errer e res  , Y  olanda C  arrión m  arCo  , G uillermo T  orTajada C omeChe  , l uCía s oria C ombadiera e L trabajo cotidiano  95 L as campañas de excavacón desarrolladas en la Bastda de les Alcusses han aportado un mportante volumen de objetos y datos con los que abordar los prncpales trabajos cotdanos desarrollados porsus habtantes. Tradconalmente, la base de la economía en este terrtoro ha estado consttuda porlas actvdades agraras, esto es, la agrcultura y la ganadería, que permten asegurar la almentacón y, ade-más, proporconan excedentes con los que recurrr al ntercambo o al comerco. Junto a estas actvdadesse desarrollan otras que no están orentadas drectamente a la produccón de almentos pero que tratamostambén en este capítulo por su relacón con el trabajo cotdano con recursos naturales del entorno. Se tratade la metalurga, el trabajo de la madera y las fbras vegetales, tareas que tenen un papel central en las ac-tvdades económcas de los habtantes del poblado. L  a agricuLtura  Los elementos que nos permten aproxmarnos a las característcas de la agrcultura desarrollada en esteasentamento son las semllas y frutos, que se conservan carbonzados, los útles agrícolas de herro y lasestructuras de almacenamento y transformacón. Los datos materales dsponbles para evaluar estas act- vdades son de extraordnara caldad. Por una parte, durante las dferentes campañas de excavacón se harecuperado una de las coleccones de útles de herro más ampla de la protohstora pennsular (Pla 1968).El regstro carpológco –semllas y frutos–, pobre durante las excavacones antguas (Téllez y Cferr 1954,30-31; Pla 1972, 337) se conoce sobre todo a partr de los años 90 (Díes et alii  1997 y 2006; Pérez Jordà et alii  2007) al aplcar una estratega de muestreo sstemátco del sedmento, lo que nos ha permtdo contarcon una ampla muestra para dentfcar las especes cultvadas. Más pobre resulta la documentacón de es-tructuras relaconadas con estas actvdades en el yacmento, a pesar de la ampla superfce excavada desde1928. Los molnos son los úncos nstrumentos dedcados a la transformacón de los productos agraros do-cumentados. Destaca la ausenca de lagares o almazaras tan frecuentes en los terrtoros de Edeta y de Keln(Pérez Jordà 2000). El almacenamento parece organzarse entre las trojes, para el grano, y en recpentescerámcos para los líqudos.  Los cultivos Los restos de semillas y frutos que se han conservado carbonizados permiten definir los cultivos y,al mismo tiempo, qué productos silvestres eran aprovechados. El excelente grado de conservación delos materiales en la Bastida posibilitó, ya durante los trabajos entre 1928 y 1931, la identificación de al-gunos restos que permitieron confirmar que se practicaba tanto el cultivo de cereales (trigo desnudo),como el de leguminosas (vezas). Este conjunto ha podido ser completado con los trabajos más recientes y hemos podido comprobar la existencia de una mayor variedad de cultivos de cereales y de leguminosas y constatar la existencia del cultivo de frutales y, posiblemente, de otras plantas con una utilidad másartesanal.  Los cerealesConsttuyen la base de la almentacón en epoca bérca y de hecho son el grupo más representado en el regstro(53 %) [fgs. 1 y 3]. Los dos cereales más consumdos sonla cebada vestda (  Hordeum vulgare L.) y el trgo desnudo( Triticum aestivum-durum ), con porcentajes práctca-mente smlares. Ambos aparecen tanto en los vertederoscomo en el nteror de las vvendas por lo que pensamosque están destnados a la almentacón humana.Se trata de dos cereales con unas condcones de cul-tvo dferentes. El trgo es más productvo sempre quelas condcones del suelo sean buenas, mentras que lacebada es capaz de mantener unos índces altos de pro-duccón ncluso en suelos pobres. Este hecho explcaríaque, en la mayor parte de los casos conocdos en el País Valencano, la cebada sea el cereal preponderante, al en-contrarse ante suelos de no muy buena caldad. Por elcontraro, la Bastda, que cuenta con unos buenos suelosen el Pla de les Alcusses, presenta unos porcentajes detrgo más altos, práctcamente guales que los de la ce- bada [fg. 2]. Otra dferenca entre estos dos cereales esque los trgos son desnudos, es decr que las cubertas 96 1. Frecuencias de los diferentes grupos de cultivossegún el total de muestras analizadas en la Bastida.2. Frecuencias de los cultivos de: a. cereales, b. frutales, c. leguminosas, d. oleaginosas.  que los protegen caen por sí solas, lo que faclta su procesado, mentras que la cebada es vestda. Esto oblgaa un procesado más complejo para elmnar la cascarlla que permanece adherda al grano, y que hay queretrar antes de ser consumda. Para ello se puede recurrr al uso de molnos, de morteros o al torrefactado.Estos dos cereales se cultvan generalmente como cereales de nverno. Se plantan entre el otoño e ncosdel nverno y su cosecha se realza a ncos del verano. Por el contraro los mjos (  Panicum miliaceum  y   Setaria italica ), que en este caso parecen tener una presenca muy puntual en el regstro de restos (2,3 %),tenen un perodo de desarrollo mucho más corto, ya que se plantan en prmavera para recogerse a ncosdel verano. Aunque la escaña ( Triticum monoccocum ) está presente de forma puntual en el regstro, pen-samos que se trata en realdad de una mala herba de otros cultvos, más que de un cultvo en sí msmo.Las legumnosasLas legumnosas son, junto a los cereales, los dos grupos de plantas que han almentado al ser humanodesde la neoltzacón, pero generalmente en los yacmentos bércos es el grupo peor representado. En laBastda suponen un 14,8% [fgs. 1 y 4]. Destacan especalmente las vezas ( Vicia sativa ), mentras que lashabas ( Vicia faba ), gusantes (  Pisum sativum ) y gujas (  Lathyrus sp.) tenen una presenca muy testmo-nal. Son especes que pueden tanto cultvarse de forma extensva, alternando o no con los cultvos de ce-reales, como desarrollarse en pequeños huertos recurrendo al abonado y posblemente al regadío, sn quepor el momento tengamos datos a partr del regstrocarpológco para defnr cuales eran las característ-cas de su cultvo.Los frutalesEl cultvo de frutales defne la agrcultura de estosmomentos en esta zona [fg. 5]. La vd ( Vitis vinifera ),el olvo ( Olea europaea ), la hguera (  Ficus carica ), elalmendro (  Prunus dulcis ) y el granado (  Punica gra-natum ), que habían sdo ntroducdos en los sglos  Viii -  Vii a.C., están plenamente asentados en el sglo iV  a.C. en un poblado como la Bastda, sendo tras loscereales el grupo más representado en el regstro car-pológco (31,5 %) [fg. 1]. La prncpal novedad quesupone su ntroduccón es que rompen el rtmo agra- 97  3. Semillas de cereales carbonizadas: 1. Cebada vestida(  Hordeum vulgare  L.), 2. Escaña (  Trtcum monococ-cum  ), 3 y 4. Trigo desnudo (  Trtcum aestvum-durum  ).4. Leguminosas carbonizadas: 1. Guisante (  Psum sat- vum  ), 2. Haba (   Vca faba  ), 3. Veza (   Vca satva  ).  ro desarrollado hasta el momento, que consstía en el cultvo de plantas con cclos de desarrollo anual (ce-reales, legumnosas). Los frutales necestan varos años de trabajo antes de empezar a producr, por lo quehay que tener asegurada la almentacón del grupo antes de ncar esta nversón y tambén debe estar ase-gurado el dsfrute de la cosecha, medante algún tpo de control estable sobre la propedad de la terra. Losfrutales son benes muy precados, ya que en caso de ser destrudos su recuperacón es muy larga.La ntroduccón de estos frutos mejorará sustancalmente la deta de estas comundades al dversfcarla conproductos muy nutrtvos y de fácl conservacón. Además, permtrán obtener dos productos que a partr deeste momento van a marcar toda la hstora de la almentacón de los pueblos medterráneos: el vno y el acete.Cultvos artesanalesUn últmo grupo de cultvos está ntegrado por el lno (  Linum usitatissimum ) y la camelna ( Camelinasativa ), documentados en los Deptos. 270 y 267 [fg. 6]. S ben son cultvos que pueden tener una fnaldadalmentca al ser transformados en acete, tambén pueden relaconarse con la elaboracón de tejdos. Hastala fecha, se trata del únco caso en terras valencanas en que se han documentado tales cultvos para estascronologías, aunque tenen una presenca muy puntual en el regstro.  De la siembra a la cosecha: las herramientas El trabajo ponero de E. Pla (1968) sobre las herramentas de herro de época bérca puso de manfestola varedad de útles de trabajo agraro [fg. 7]. Estos elementos nos permten realzar una aproxmacón alcclo agrícola, desde la produccón en los campos hasta la llegada de los productos al poblado y las casas. 98  5. Frutos carbonizados: 1. Higo (  Fcus carca  ), 2.Granada (  Punca granatum  ), 3. Uva (   Vts vnfera  ).6.Oleaginosas: 1. Lino (  Lnum ustatssmum  ), 2.Camelina (  Camelna satva  ).
Search Related
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks