El santuario romano de las aguas de Fortuna (Murcia)

Please download to get full document.

View again

of 10
6 views
PDF
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Document Description
In 1990 the archaeological works of the site Baños Romanos, 4 kilometers to the north of the current town of Fortuna (Murcia), only few meters away from the modern spa, were started. From then till 1999 the excavation was focused on some habitat-
Document Share
Document Transcript
   Bolskan , 20 (2003), pp. 131-140ISSN: 0214-4999 RESUMEN  En 1990 se iniciaron los trabajos arqueológicosen el yacimiento Baños Romanos  , situado a 4 kiló-metros al norte de la actual localidad de Fortuna(Murcia), a pocos metros del moderno balneario. Desde esa fecha hasta 1999 la excavación se centróen unas estructuras de habitación que fueron inter- pretadas como los restos de una hospedería asociadaa los baños. En 1999 se trasladó la zona de excava-ción y se localizó el antiguo manantial de agua ter-mal en época romana. Desde entonces, y tras cuatrocampañas de excavaciones (1999-2002), se han idodescubriendo los restos de un espectacular edificio,mitad tallado en la roca, mitad construido. SUMMARY  In 1990 the archaeological works of the site Baños Romanos  , 4 kilometers to the north of thecurrent town of Fortuna (Murcia), only few metersaway from the modern spa, were started. From thentill 1999 the excavation was focused on some habitat-ion structures, which were interpreted as the remainsof an hospice associated to the baths. In 1999 theexcavation area was moved and the ancient spring of thermal waters from Roman times was located. Sincethat moment, and after four excavation campaigns(1999-2002), the remains of an spectacular construct-ion, half carved in the rock, half built, have been dis-covered. SITUACIÓN YLOCALIZACIÓN DELYACIMIENTO Fortuna, municipio situado a 26 km al norestede la ciudad de Murcia, cuenta con un importanteatractivo turístico, como es la existencia de unmanantial de aguas termales cuyas aguas están espe-cialmente indicadas para tratar un amplio abanico deenfermedades debido a su alto poder curativo. Apar-tir de las excavaciones realizadas desde 1991 en elparaje denominado  Los Baños Moros , en la localidadde Los Baños, frente a la entrada del actual balnea-rio, podemos confirmar que estos manantiales fue-ron conocidos y utilizados desde la Antigüedad. Sinlugar a dudas, las características de sus aguas y lapeculiaridad de la zona provocará que este munici-pio cuente con dos yacimientos arqueológicos deprimer orden: los denominados Cueva Negra y  Ba-ños Romanos (fig. 1).La Cueva Negra, localizada 2 km al noroeste dela actual población de Fortuna, se abre en una estri-bación de la sierra del Baño. Su denominación res-ponde al típico hollín que cubre sus paredes, pero suimportancia se debe a las inscripciones parietales enlatín ( tituli picti ) que localizamos en su interior,fechadas la mayoría de ellas en época altoimperial yque documentan el culto a las Ninfas y otras divini-dades romanas como Baco, Esculapio o Cibeles.Por su parte, en los Baños Romanos, yacimien-to localizado a 3 km al norte del centro urbano, seencuentra un santuario de las aguas que constituye unclaro ejemplo de la monumentalidad y maestría de laarquitectura romana.Ambos enclaves distan entre sí tan solo unos3km, existiendo una antigua senda que los une y quepasa a los pies de una necrópolis y un poblado ibéri- El santuario romano de las aguas de Fortuna (Murcia) Alejandro Egea - Laura Arias - Gonzalo Matilla - Juan Gallardo * * Área de Historia Antigua. Universidad de Murcia. C/ SantoCristo, 1. 30001 Murcia / Instituto del Próximo Oriente Antiguo.Universidad de Murcia. Edificio Universitario Saavedra Fajardo.C/ Actor Isidoro Máiquez, 8. 30007 Murcia.  cos, quedando patente la estrecha relación existenteentre los dos enclaves.Además, se hallan algunos otros vestigios de lacultura romana en el interior de este municipio, aun-que conocidos tan solo en superficie, fruto de las la-bores de prospección extensiva. Estos son la Casa Roja y  La Fuente , ambos con una cronología altoimperial(M ATILLA y P ELEGRÍN , 1987: 112, 113 y 121).En el municipio de Fortuna queda igualmenteconstatada la presencia de numerosas fases culturalesademás de la romana. Encontramos los yacimientoscalcolíticos de  RamblaSalada (J IMÉNEZ , 1987), tallerde sílex al aire libre, los enterramientos de la cueva del Barranco de la Higuera (G ARCÍADEL T ORO y L ILLO ,1980; M ATILLA y P ELEGRÍN , 1987: 117-118) y el Cabezo de la Mesa (C RESPO , 1947: 48-51; M ATILLA yP ELEGRÍN , 1987: 110), documentado tan solo a nivelsuperficial. Relativos a la fase ibérica conocemos el Castillejode los Baños (L ILLO , 1981: 338, 345, 362,371, 375, 378 y 387; G ARCÍA C ANO , 1982: 115-122;P AGE , 1988: 114-118), localizado a escasos metros delos Baños Romanos, y el Castillico de las Peñas (C RESPO , 1948: 238-243; G ARCÍA C ANO , 1982: 123-129; M ATILLA y P ELEGRÍN , 1987: 119). De épocamedieval podemos mencionar la Torre Vieja o Casti-llo de los Moros (M ATILLA y P ELEGRÍN , 1987: 122-124), fortificación de los siglos XII - XIII d. C. localiza-da a 1,6 km al sur de Fortuna. Queda por tantodemostrada la riqueza arqueológica del municipio encuestión. ANTECEDENTES Las labores arqueológicas en el yacimiento delos Baños Romanos fueron iniciadas en 1991, moti-vadas esencialmente por el gran interés que desperta-ba el poder relacionar este enclave directamente conla Cueva Negra, conocida y sometida a estudio desde ladécada anterior.La noticia de la aparición de epígrafes en carac-teres latinos en las paredes de la Cueva Negra fueconocida en 1979 y los trabajos de transcripción yanálisis de dichos textos dieron comienzo inmediata-mente. Así, en marzo de 1981 se iniciaron las laboresde estudio de los tituli picti a manos de expertos epi-grafistas, como los doctores M. Mayer, A. U. Stilowe I. Velázquez, coordinados por el doctor GonzálezBlanco. Con extrema paciencia y laboriosidad hanido desvelando el contenido de los más de cuarentaepígrafes localizados hasta el momento 1 .Volviendo a las tareas de excavación de losBaños romanos, estas se vienen realizando desde1991 hasta 1999 bajo la dirección del Área de Histo-ria Antigua de la Universidad de Murcia. Esta seriede intervenciones quedaban centradas principalmen-te en la recuperación de los restos hallados en el sec-tor meridional del yacimiento, un edificio rectangu-lar con once habitaciones en torno a un recinto quese insinúa como patio central, con una cronología entorno al siglo I d. C. El conjunto se completa con lainstalación de dos cisternas de planta ovalada, segu-ramente utilizadas para el almacenamiento de aguapotable o como balsas de riego. Hasta el momentohabía sido interpretado como lugar de alojamientode las personas que acudían a los baños de épocaromana 2 , aunque tras los análisis cerámicos y lascaracterísticas propias del edificio se puede plantearuna finalidad diversa, ya sea como lugar de almace-132 ALEJANDRO EGEA- LAURAARIAS - GONZALO MATILLA- JUAN GALLARDO 1 La bibliografía sobre la Cueva Negra es abundante, por loque se puede ampliar en G ONZÁLEZ B LANCO et alii (1992, 1997,1979, 1989, 1994) y G ONZÁLEZ B LANCO (1987b). 2 Entre los trabajos que recogen las intervenciones arqueoló-gicas que se han desarrollado desde 1990 en la denominada hos- pedería de los Baños Romanos de Fortuna podríamos citar:R AHTZ ,W ATTS , A MANTE y G ONZÁLEZ (1996); G ONZÁLEZ B LANCO et alii (1996b); G ONZÁLEZ B LANCO y A MANTE (1997, 1998 y1999), y G ONZÁLEZ F ERNÁNDEZ , M ATILLA y F ERNÁNDEZ (1996). Fig. 1. Localización de los yacimientos Cueva Negra y Baños Romanos de Fortuna (Murcia).  namiento o como zona de servicio para el manteni-miento del conjunto sagrado que se abre a escasosmetros.En 1999, ante la ausencia de estructuras que per-mitieran constatar la existencia de un balneario oconjunto termal romano en la zona excavada, y con laintención de delimitar los límites reales del yaci-miento, se decidió el traslado del área de excavaciónhacia la zona más septentrional del yacimiento. Afor-tunadamente se obtuvieron los resultados esperadosque a continuación describiremos detenidamente.De esta manera quedaban abiertas dos áreas deexcavación diferenciadas, las denominadas  zona hos- pedería , anteriormente descrita, y la inicialmentedenominada como  zona ninfeo , en la que centraremosmás minuciosamente nuestra atención.Fruto de las labores de investigación desarrolla-das en torno a los dos complejos, la Cueva Negra ylos Baños Romanos, ha sido la publicación de dosmonografías (G ONZÁLEZ B LANCO , 1987a; G ONZALEZ B LANCO et alii , 1996a) dedicadas en exclusiva al aná-lisis de todos los aspectos que rodean a ambos yaci-mientos: epigráficos, numismáticos, arqueológicos,cronológicos, geológicos, ambientales… y la prepa-ración de un tercer volumen de esta serie, que recogelas últimas novedades, principalmente arqueológicas,de los enclaves en cuestión. CARACTERÍSTICAS MORFOLÓGICAS DELCOMPLEJO RELIGIOSO La serie de campañas arqueológicas acometidasdesde 1999 nos ha permitido constatar la existenciade un manantial de aguas termales que adquiere unrealce tremendamente singular debido a la monu-mentalidad de las obras de tallado y edificación quese proyectaron en torno a él. Los datos que aportan lacerámica, la numismática y el estudio de las técnicasconstructivas coinciden en que estas labores tuvieronlugar en época augústea, mientras que el momento deuso más intenso se alargó durante todo el siglo I d. C.Aunque las excavaciones todavía pueden apor-tar sorpresas, lo hasta ahora aparecido nos permiteestructurar el complejo en tres niveles o terrazas.Todos se sitúan en la falda oriental de la sierra, si biencada una de estas terrazas va descendiendo en alturaconforme nos alejamos del monte. Los dos primerosniveles están prácticamente excavados por completo.Del tercero aún queda bastante por descubrir perocreemos que pudo funcionar como describimos acontinuación. Primernivel. Nacimiento 2 De una fractura del monte ubicada en la terrazasuperior brotaría un caudal de agua termal. Este cau-dal sería encauzado mediante la construcción de unacanalización de opus signinum , parcialmente conser-vada. Este specus bordeaba la capilla lateral existen-te en el lado septentrional de la terraza inmediata-mente inferior. Afalta discernir el modo, el aguallegaría a una serie de balsas que aún está por delimi-tar. Todo este nivel superior debía quedar oculto trasla cubierta de la cabecera del santuario. Segundo nivel. Nacimiento 1 y cabecera tripartita (fig. 2)Este nivel aparece estructurado mediante unhemiciclo prácticamente perfecto compuesto por unaserie de gradas talladas en la roca situadas alrededorde la fractura de la que nacía el agua. En torno a esteeje quedaba organizado todo el edificio, funcionandocomo auténtico ábside del conjunto. Aambos ladosde la exedra semicircular se abren sendas capillasrectangulares igualmente talladas en la roca. Estasaparecen recrecidas mediante grandes sillares traba- jados, empleando la técnica del opus quadratum enaquellas zonas donde ha sido necesario elevar la altu-ra propia de la roca. En los lugares donde no se hanconservado dichos sillares, debido al expolio propioque sufren estos monumentos para reaprovechamien-to de estos materiales de primera calidad, podemosobservar perfectamente la caja tallada donde iríanencajados los mismos. El uso de dicha técnica cons-tructiva mediante sillares escuadrados, el llamado opus quadratum , se constata allí donde la cota des-cendente de la ladera no era lo suficientemente ele-vada para realizar el alzado necesario. Un ejemplo deello es el muro que sirve como cierre perimetral deledificio por su lado sur, cuyos sillares poseen unasdimensiones realmente considerables, alcanzandoalgunos de ellos una longitud de 1,75 m, por 0,7 de al-tura y 0,65 de anchura. El ingente trabajo de talla de lapropia ladera oriental de la sierra del Baño, dondesurgía el agua termal, combinada con el uso del opusquadratum , confirma el claro proceso de monumen-talización al que fue sometido y dota al edificio de lasolemnidad propia de la arquitectura pública y reli-giosa romana.Tal complejo necesitaba un frente y acceso nomenos espectacular. Este estaría compuesto por unpórtico que aparece en parte desplomado sobre la ELSANTUARIO ROMANO DE LAS AGUAS DE FORTUNA(MURCIA) 133  superficie inmediatamente anterior al edificio. Pareceser que estaría formado por una serie de arcadas sus-tentadas sobre anchos pilares de piedra maciza, atenor de los restos constatados. Hasta el momento hapodido ser documentada la existencia de al menos unarco de grandes dimensiones que quedaría emplaza-do frente a la estancia o capilla sur del monumento,debido al hallazgo del derrumbe de las dovelas que locomponían. Junto a las dovelas, en la campaña de2002 se ha localizado un sillar de 1,38 m de longitud,0,85 de anchura y 0,50 de altura, que parece confor-mar la base de uno de los pilares de sustentación dedicha arcada. Junto al citado derrumbe se ha consta-tado además un sillar de grandes dimensiones, unos3m de longitud, 0,62 de anchura y 0,42 de altura, quepor su disposición en la caída y la peculiaridad de susproporciones nos hace pensar que pudiera tratarse deun dintel que conformara la entrada al conjunto encombinación con el arco, a modo de los accesos pro-pios de los teatros romanos ( aditus ). Este pórticodividiría el sector sacro del resto del conjunto bal-near, la parte profana, además de aparecer algo ele-vado en altura al asentarse sobre un  podium tambiéntrabajado en la roca, accediéndose al interior delcomplejo mediante una pequeña escalinata igualmen-te tallada compuesta de tres escalones, lo que confe-riría una mayor solemnidad al edificio.Por su parte, el ábside queda dividido en dos porla fractura donde nacía el agua, que en algunos pun-tos llega a superar el metro de anchura y cuya pro-fundidad aún es desconocida. Esta fractura es salva-da mediante una losa de 2 m de longitud por 1,10 deanchura, que sirve de paso entre sendos laterales de laexedra. Bajo la losa discurriría el agua, quizás hastallegar a una gran piscina o estanque sagrado situadoen posición central de todo el espacio o área de exca-vación. Tercernivel. Área de balsas Tan solo conocemos de esta zona inferior, dondedesembocarían las aguas, una salida de una canaliza-ción que aparece perfectamente alineada con elmanantial, que finaliza en un espacio rectangular amodo de balsa. Sin embargo, gracias a un plano de1868 que recogía la topografía de la zona, se insinúanpara todo este sector una serie de estructuras cua-drangulares a modo de balsas, que aún están por des-cubrir (fig. 3).134 ALEJANDRO EGEA- LAURAARIAS - GONZALO MATILLA- JUAN GALLARDO Fig. 2. Santuario romano de las aguas de Fortuna. Cabecera tripartita. Vista general.  El programa ornamental Acerca del programa ornamental propio de esteedificio, poco es lo que sabemos. Han aparecido,fuera de contexto, tres fragmentos de molduras condecoración en bandas y ovas que quizás formaronparte de la decoración interior del edificio al estarrealizadas en estuco. La longitud de los fragmentosconservados es de 16,2, 11,1 y 17,1 cm respectiva-mente. Encontramos igualmente una placa de már-mol trabajada, que parece pertenecer a un revesti-miento parietal, al presentar una superficie alisada alexterior y una terminación en cuarto de círculo en suparte superior. La escasez de elementos hallados sedebe especialmente a que la zona estuvo a la vistahasta el siglo XVII , por lo que el proceso de expolia-ción al que ha sido sometido fue sin duda muy grave.Algún dato más se puede añadir precisamente sianalizamos las improntas dejadas por algunos ele-mentos hoy desaparecidos. Así, es de señalar la pre-sencia de una serie de seis orificios, de unos 2 cm dediámetro, ubicados en un lateral del cierre de la exe-dra. Están dispuestos en línea, con una distancia entreellos que varía, siendo la separación, a partir del pri-mero, de 15, 14, 13, 12 y 13 cm. Cuatro de ellos con-servan restos de las grapas de metal que contenían.Tal evidencia nos permite aventurar la existencia deun pretil o cancel que aislara el ábside del resto de laplataforma del santuario. Se trata, sin duda, de deli-mitar físicamente el sancta sanctorum del complejoreligioso, el lugar donde reside la divinidad, allí donde surge el manantial, el punto de unión entre elmundo subterráneo y la superficie. ELSANTUARIO DE LAS AGUAS La búsqueda de paralelos no es sencilla. Para  Hispania son pocos, prácticamente ninguno, los yaci-mientos comparables. La sacralización de la fuentenatural termal está muy extendida por todos los bal-nearios; sin embargo, la monumentalización que sufreel balneario romano de Fortuna, con la planificaciónde un recinto sagrado completo que culmina en unacabecera tripartita, con ábside axial y capillas rectan-gulares laterales, es realmente único en España.Las características propias del edificio en cues-tión, comparable tipológicamente a los ejemplos nor-teafricanos de Djebel Oust (A UPERT , 1991; D UVAL ,1971; F ENDRI , 1965) o Zaghouan (R AKOB , 1969-1970 ELSANTUARIO ROMANO DE LAS AGUAS DE FORTUNA(MURCIA) 135 Fig. 3. Plano del santuario romano de las aguas de Fortuna. Área de balsas y cabecera tripartita.
Search Related
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks