Derechos fundamentales en el paradigma del neoconstitucionalismo: un bosquejo

Please download to get full document.

View again

of 15
15 views
PDF
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Document Description
Este breve trabajo tiene por objetivo difundir, de manera muy somera, algunos de los aspectos torales que se circunscriben al rol de los derechos fundamentales dentro del marco constitucional y la reciente tendencia neoconstitucional. En el primer
Document Share
Document Tags
Document Transcript
  Derechos fundamentales en el paradigma del neoconstitucionalismo: un bosquejo Jesús Cristian Aceves Medrano 1   Resumen: Este breve trabajo tiene por objetivo difundir, de manera muy somera, algunos de los aspectos torales que se circunscriben al rol de los derechos fundamentales dentro del marco constitucional y la reciente tendencia neoconstitucional. En el primer apartado, se alude a una presentación del neoconstitucionalismo y sus similitudes y discrepancias con respecto al constitucionalismo. Posteriormente, se refiere a las diversas manifestaciones del neoconstitucionalismo para de esta forma, abordar el papel de la figura depositada en los derechos fundamentales en el mismo. Por último, de manera muy concisa se exponen algunas de las novedades y potencialidades de este esquema y los desafíos que se atañen a él. I. Preliminar En el horizonte del plano constitucional, una generalizada agenda de cambios se desencadenó tras la segunda guerra mundial, donde el statu quo  de las sociedades se vio profundamente marcado y la eventual incidencia de transformaciones en otras áreas del derecho no se hizo esperar. Los albores de una creciente tendencia empezaban a vislumbrarse. El espectro jurídico debía adoptar un nuevo paradigma que se orientara a una concepción más integradora del derecho, para de esta forma satisfacer una serie de exigencias en distintos rubros referentes a la adjudicación e interpretación del derecho. En la otra mano, fue necesario procurar la no reincidencia de episodios tan sombríos como aquellos desatados por la guerra. Múltiples declaraciones de derechos humanos vieron la luz, consignadas bajo la tarea de preservar el valor de la persona como un fin al cual debía aspirarse y concretarse como consecuencia de una larga encrucijada, 1  Alumno de licenciatura en derecho, Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.  adoptadas y perpetuadas a través del tiempo y las diversas sociedades. Es así como surgen dos postulados que atrajeron una brillante atención dentro de la teoría jurídica contemporánea. En una cara de la moneda, el “ matiz derecho humanista ”  como estandarte de la defensa del valor del individuo mediante una constante lucha que conglomera aspectos heterogéneos y en la otra cara, una desarrollada fenomenología conocida como neoconstitucionalismo. ¿Es visible el reflejo de los derechos fundamentales en el espejo del neoconstitucionalismo? ¿Cómo se concilian los enunciados de una y otra esfera? ¿Es oportuna esta conciliación? ¿Es necesaria la misma? II. Una aproximación a la materia: entre constitucionalismo y neoconstitucionalismo Son muy variadas las etiquetas y denominaciones que se le han brindado al paradigma en cuestión. Dentro del profundo juego que involucra la labor de otorgar un nombre a las cosas, algunos títulos llegan a ser más apropiados que otros. Pues qué es el lenguaje, sino una perenne lucha de conceptos encontrados que compiten, de maneras muy particulares, por convertirse en la fórmula predominante empleada por sus interlocutores. Podríamos referirnos a él bajo el rótulo de “nuevo constitucionalismo”, o bien  sustituir la primera palabra, invertir el orden y llamarlo “constitucionalismo contemporáneo”, hay quien es optan por dejar la tradicional denominación de “ constitucionalismo ”  a secas. No obstante, considero preciso suscribir el término más extendido dentro de los confines de la tradición continental europea del derecho, y adherirnos al término “neoconstitucionalismo”,  en virtud de que los conceptos enunciados arriba podrían, en alguna u otra forma, liderar nuestra percepción hacia un camino de mal entendimiento. Como pensar en que nos referimos a una rústica noción de constitucionalismo, cuando la realidad es, que pretendemos aludir a una  perspectiva mucho más amplia y ambiciosa. 2  En un primer contacto, y tomando como punto de partida al término “cons titucionalismo ” , podremos usarlo para referirnos a una modalidad del esquema institucional que otorga configuración a una organización política. Atendiendo a una segunda línea, es empleado también, para hablar de una teoría jurídica que describe las características fundamentales de tal modelo. Una tercera concepción nos indica al constitucionalismo como una ideología que sustenta la fórmula política mencionada arriba. 3  ¿Representa acaso el constitucionalismo la mejor manifestación de organización política? Sin entrar a una compleja discusión, es posible inferir que, aunque devela una problemática aminorada en cuanto a atribuirle una definición, pero al moldearla como una forma de gobierno, no está exenta de problemas y objeciones. 4  Por otra parte, al atribuirle un carácter ideológico, es indudable que el constitucionalismo aporta pautas metodológicas y conceptuales que, en primera instancia, lo ubican como una especie óptima de Estado de Derecho, una en la cual, por ejemplo, es posible establecer nexos de vinculación entre el derecho y la moral y así, proponer una subordinación de la voluntad con respecto a la obligación que emana del derecho. De la mano con esta concepción anterior del constitucionalismo, y siguiendo la arista ideológica, tenemos a aquel que bien puede ser nombrado “constitucionalismo dogmático” , tendiente a dar cuenta sobre el acto interpretativo y las labores esgrimidas por la ciencia y la teoría del derecho, no solo de manera descriptiva, sino también efectuando una tarea crítica. 5  Es preciso señalar, que el neoconstitucionalismo, como una variante de Estado de Derecho, es resultado de la conciliación entre dos posturas constitucionalistas 2  Ribeiro Moreira, Eduardo, “Neoconstitutionalism and Theory of Interpretation”, Problema: Anuario de Filosofía y Teoría del Derecho , México, año 3, núm. 3, enero-diciembre de 2009, p. 351. 3  Prieto Sanchís, Luis, Derechos fundamentales, neoconstitucionalismo y ponderación judicial, Lima, Palestra, 2007, pp. 109 y 110. 4  Son recurrentes, por ejemplo, las objeciones democráticas o contramayoritarias, donde se parte de la crítica al sistema constitucional rígido y se considera a una constitución democrática como aquella susceptible de ser abierta, para de esta forma, representar la serie de alternativas políticas que subyacen a su salvaguarda. Aguiló Regla, Josep, “Sobre las contradicciones (tensiones) del constitucionalismo y las concepciones de la constituci ón”, en Carbonell, Miguel y García Jaramillo, Leonardo (comps.), El canon neoconstitucional  , Madrid, Trotta, 2010, p. 254. 5  Prieto Sanchís, Luis, op. cit., nota 2. pp. 110 y 111.  que con frecuencia han sido mostradas de una forma aislada entre sí. La primera de ellas consistente en entender a la Constitución como un conjunto de reglas de  juego que regula la competencia social y política. Un pacto que posibilita garantizar el valor autónomo del individuo para permitir que sean ellos, dentro de un círculo determinado por la democracia y una relativa igualdad, quienes con libertad desarrollen su plan de vida y sean capaces de tomar decisiones colectivas trascendentales dentro de cada fase histórica. Aquí es, donde se considera a la Constitución como una entidad jurídicamente superior a los demás cuerpos normativos y se encomienda su garantía al más “neutral” de los poderes, a aquel que se presupone ha de mantenerse distante de las fricciones del debate político, es decir, al poder judicial. La segunda tradición constitucional que tratamos, estima a la Constitución como la materialización de una sofisticada proyección política. Podemos aseverar que bajo esta postura, la Constitución no se limita a instaurar reglas de juego, sino que asume un papel mucho más directamente activo al condicionar potenciales decisiones colectivas. Busca ampliar su ejercicio hacia el pueblo, su titular indiscutible. De manera sintética, deducimos que en el primer caso, la Constitución precisa quién, cómo y hasta dónde se manda, mientras que en el segundo caso, se señala qué debe mandarse. 6  Pues bien, el neoconstitucionalismo acoge elementos torales de estas dos concepciones: un marcado contenido normativo y una también notable garantía  jurisdiccional, en detrimento de la confianza depositada sobre el legislador. Podemos entonces, en una condición reduccionista, manifestarlo así: una constitución transformadora con la pretensión de ser condicionante y guía para las decisiones grupales, que cuyo protagonismo estriba en la figura judicial, y no en el poder legislativo. 7  Centrando el foco de análisis en la dimensión neoconstitucional, sus militantes la conciben como una doctrina correlativa al proceso de constitucionalización del 6  Ibídem, pp. 113-115 7  Idem.  derecho con la marca de superar a las figuras dominantes del positivismo o iusnaturalismo. En una partición análoga a la distinción de tipos de positivismo efectuada por Norberto Bobbio, el también jurista italiano, Paolo Comanducci, propone una clasificación entre tres tipos de neoconstitucionalismo, esto con el fin de hacer notorias las discrepancias entre el constitucionalismo y el neoconstitucionalismo. Como ya fue enunciado en este trabajo, el constitucionalismo se dirige a ser una ideología que limita el poder y al amparo de una gama de derechos fundamentales. Sin embargo, dentro del marco de la teoría del derecho, no es el constitucionalismo una teoría destacable, si tomamos en consideración que, durante el siglo XIX y la primera mitad del siglo anterior, fue el positivismo la propuesta teórica que gozó de hegemonía. 8  Es oportuno el señalamiento de Comanducci, al indicar que el neoconstitucionalismo no se detiene al explicitarse como una ideología o una metodología, sino que además, se proyecta como una teoría que pugna con la positivista, estableciendo así, la siguiente nomenclatura: neoconstitucionalismo ideológico, neoconstitucionalismo metodológico y neoconstitucionalismo teórico. III. La tripartición del paradigma: Neoconstitucionalismo teórico, ideológico y metodológico  Comencemos con la siguiente interrogante ¿cómo es que opera el modelo teórico neoconstitucional? Al respecto, podemos señalar en primer lugar, que tiene por intención describir los logros del vasto proceso de constitucionalización 9  dentro de los grandes sistemas jurídicos contemporáneos. Tras ello, emerge un modelo de ordenamiento jurídico que entre muchos rasgos, podemos enunciar como 8  Comanducci, Paolo, Constitución y teoría del derecho, México, Fontamara, 2007, pp. 74-76. 9  De acuerdo a Riccardo Guastini, las principales condiciones que dan paso al complejo proceso de constitucionalización son los siguientes: en primer término, A) la existencia de una constitución rígida la cual incorpora y contiene los derechos fundamentales B) La garantía jurisdiccional de tal Constitución. C) La fuerza vinculante de la constitución, es decir, un conjunto de normas más bien prescriptivas que programáticas. D) Una creciente sobreinterpretación  de la Constitución, actividad de la cual, es posible derivar principios implícitos. E) Una directa aplicación de las normas constitucionales, extendiendo tal aplicación a las relaciones entre particulares. F) Una interpretación adecuadora de las leyes, la cual, señala el propio Guastini que no refiere sobre la interpretación constituciónal, sino la interpretación de la ley, eligiendo el juez la más óptima para cumplir un mandato constitucional, y G) La influencia de la constitución en el marco del debate político. Guastini, Riccardo, “La constitucionalización del ordenamiento: el caso italiano”, en Estudios de teoría constitucional  , México, Fontamara, 2001.
Search Related
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks